“Su experiencia escolar, no fue del todo satisfactoria. La intranquilidad del niño, su característica dispersión, su vuelo imaginativo, la peculiaridad de su personalidad de futuro artista, no lo ayudaban a seguir una formación disciplinada.

Como verdadera excepción, no podía responder a los métodos de estudios establecidos hacieendosele dificil la memorización característica de la enseñanza de entonces.
Su proceso de aprendizaje era otro, y cuando ya mayor pensó en la eduacación de los niños como base fundamental del desarrollo del adulto y de la nación misma, concibió una formación integral en la cual meas allá de lo teórico, el trabajo manual estuviera presente (siguiendo al maestro Simón Rodríguez) y se combinara el estudio con el auto-descubriminto de sus propias capacidades.”
Alejandro Bruzual. – “fredy reyna”
Cuando Fredy cambió la afinación tradicional del cuatro, ordenando la altura de sus cuerdas en un mismo sentido, sin saberlo convocaba profundas fuerzas que se manifestarían en su obra.

Este temple, que por travesura de la historia había sido llamado ya en el siglo XVI “a los nuevos”, por Juan Bermudo, abrió perspectivas futuras que evocaban a su ancestro: la vihuela de cuatro órdenes. Asi de la virtuosística humildad del instrumento acompañante de la música venezolana pasó a ser solista, con posibilidades nunca sospechadas hasta entonces.

“Reyna sintetizó en el cuatro su experiencia estética, indisolublemente vinculada a sus avatares biográficos, partiendo de la técnica guitarrística aprendida del maestro Raul Borges (la escuela de Tárrega), recogiendo la esencia de la ejecución popular tradicional de los grandes cuatristas anteriores, como Jacinto Peerez y Leoncio Narvarte, incorporando elementos idiomáticos de los instrumentos hermanos latinoamericanos y de la guitarra flamenca, y el caudal de riquezas que descubrió en las tablaturas antiguas.”
Alejandro Bruzual. – “fredy reyna; cuatro solista”

online drugstore